Carta del Presidente

“Un líder es un
negociador de
esperanzas.”

Napoleón Bonaparte, militar y gobernante francés.

Me complace presentarles la Memoria de nuestra Obra Social del ejercicio 2015. Recoge las actuaciones impulsadas desde la Fundación Caja Rural de Asturias y desde el Fondo de Educación y Promoción (FEP), aplicación práctica de la participación, del cooperativismo y rasgo diferenciador de nuestra Entidad.
2015 fue un año especial, el 9 de enero de 1965 la Caja abrió sus puertas al público y 50 años más tarde celebramos nuestro aniversario. Con toda la ilusión y desde la mesura rendimos un sincero homenaje a todos lo que contribuyeron a sumar capítulos en nuestra breve pero intensa historia. Intentamos poner nombre y cara a cada resultado financiero y fue un año para el reconocimiento y la valoración del mérito.

Como no podía ser de otra manera, nuestra Obra Social no fue ajena a este acontecimiento y sirvió de plataforma para agradecer a las personas que a lo largo de este medio siglo han aportado y siguen aportando su latido al corazón de nuestra Entidad respaldada por la fortaleza de nuestros recursos propios generados con una eficiente gestión.

Como parte consustancial de nuestra identidad corporativa y más allá de las modas efímeras, la relación de actividades que tengo el placer de presentarles cuenta con unos protagonistas muy especiales. Crónicas en primera persona de los colectivos y las instituciones que nos acompañaron durante el año y que sumaron experiencias y aportaron su talento y buen hacer.

Al desarrollar su actividad, la Obra Social de la Caja siempre tiene en cuenta el interés de toda clase de personas y de grupos que configuran su ámbito de actuación. Establece una estrecha relación con todo tipo de agentes, contando así con una base fuerte y segura con la que acometer los retos sociales que se plantean en la actualidad. Quiero expresar nuestro más profundo agradecimiento a todos ellos por sumarnos a contribuir en la aportación de soluciones que se plantean en la actualidad.

Procedente del resultado del ejercicio, la dotación al Fondo de Educación y Promoción (FEP) fue de 2.023.751 euros, cifra que nos permitió incrementar el capital patrimonial de la Fundación Caja Rural de Asturias hasta los 17.184.381 euros y destinar a la Obra Social 1.383.557 euros para cumplir con uno de nuestros más relevantes valores corporativos, servir de motor de desarrollo a la sociedad.

Estar al lado de las personas cuando más lo necesitan es una de nuestras prioridades.

Por eso seguimos llevando a cabo iniciativas sociales con especial atención a los colectivos más vulnerables. Intentamos dar cobertura a las principales demandas sociales, como son los programas de integración; las actividades culturales, la restauración y conservación del patrimonio histórico-artístico y medio ambiental y la educación.

Impulsamos la investigación para lograr nuevos avances en salud y otras ciencias de la vida que es en definitiva apostar por el bienestar de la sociedad ahora y en el futuro.

No me gustaría terminar esta breve presentación sin agradecer a las instituciones y organismos que durante el pasado ejercicio han premiado nuestra forma de hacer banca desde distintos ámbitos de la sociedad. Nos impulsa a mantener nuestro compromiso con Asturias.

José María Quirós Rodríguez

José María Quirós Rodríguez

Presidente de Caja Rural de Asturias.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR