Carta del Presidente

“Un líder es un
negociador de
esperanzas.”

Napoleón Bonaparte, militar y gobernante francés.

Resulta impensable hablar del 2020 sin hacerlo de la crisis sanitaria y económica sin precedentes que ha sacudido nuestra sociedad y que ha afectado gravemente a sectores como el tejido empresarial, la educación, la cultura y la exclusión social, con los que nuestra Obra Social mantiene una fuerte vinculación desde su origen.

Nuestra máxima preocupación desde marzo fue actuar, hacer, pasar a la acción para tratar de responder con proyectos y aliviar, en la medida de nuestras posibilidades, la situación con toda la flexibilidad y adaptación que las circunstancias exigían.

Acciones que han ido amoldándose, con una firme apuesta por la digitalización, que nos ha permitido un mayor alcance de nuestras actividades, sin dejar de lado la actividad presencial de acuerdo con la normativa vigente en cada momento, conscientes de la brecha digital y generacional que aún persiste en el uso de las tecnologías. Aprovecho esta oportunidad para agradecer el premio en la X Semana de Impulso TIC a nuestro programa Conéctate de acceso a la tecnología para estudiantes.

Nuestro propósito es contribuir de forma activa a hacer de nuestra tierra un lugar mejor.

El carácter social de la Caja está constituido por una especie de simbiosis que se basa en su propia naturaleza jurídica. Somos una entidad cooperativa, que desempeña su actividad en un marco regional y en todos los sectores de la economía. Somos una marca con propósito y en este sentido, tenemos un contacto directo y permanente con la sociedad que nos aporta un conocimiento sobre sus necesidades. Nuestro objetivo es plasmar nuestro compromiso con el desarrollo económico y local.

Aunamos, como no podría ser de otra forma, esfuerzos con otras entidades, empresas e instituciones para que esta recuperación llegue a todos los sectores. Las áreas de trabajo en las que hemos desarrollado nuestra tarea han sido investigación, acción social, medio rural educación y cultura y hemos tenido que focalizar de manera más precisa la asignación de recursos tras la irrupción de la pandemia sanitaria.

En el 2020 la aportación de Caja Rural de Asturias al Fondo de Educación y Promoción fue de 3.379.503 euros, cifra que permitió incrementar el capital patrimonial de la Fundación Caja Rural de Asturias hasta los 23.850.236 euros y destinar a Obra Social 1.375.557.

Todo el equipo que conformamos la entidad (consejeros, patronos y empleados) seguiremos apostando por el talento y la formación, en todas sus vertientes; por la defensa del medio ambiente y contra la exclusión social. Pondremos en la medida de nuestras posibilidades los recursos monetarios y tecnológicos al servicio de las necesidades que nos trasladan las organizaciones públicas y privadas que trabajan con los más vulnerables porque nuestro propósito es contribuir de forma activa a hacer de nuestra tierra un lugar mejor.

presidente-caja-rural-asturias

Fernando Martínez Rodríguez

Presidente de Caja Rural de Asturias.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR